El apoyo de los Médicos Gallegos a la Lucha Antifranquista
(La Unión de Intelectuales Libres)
 

Hay otro episodio de la posguerra del que no se ha conseguido precisar la fecha exacta, pero que podemos situarlo en torno al año 1949-1950 y que es el encarcelamiento de numerosas personas en Vigo acusadas de contribuir al llamado Socorro Rojo Internacional. En realidad lo que el régimen franquista hizo fue desbaratar - mediante sus pesquisas policiales e infiltrados- la incipiente organización política de la Unión de Intelectuales Libres [1], apoyada por galeguistas y otras organizaciones políticas como el Partido Comunista. Entre muchas de las personas detenidas estaban abogados como González Pastoriza, Fernández del Riego, y también médicos compostelanos (ya citados antes como colaboradores puntuales con la guerrilla )y que eran Ulpiano Villanueva de Castro y Ramón Baltar, y también el galeno vigués Darío Álvarez Blázquez. Estuvieron un mes en la cárcel, y se les sometió a Consejo de Guerra aunque al final es sobreseído [2]. Otros médicos como el psiquiatra vigués-compostelano José Pérez-López Villamil, del cual hay datos [3] de que apoyaba a Socorro Rojo, consiguieron librarse de las redadas.

No sabemos si estos hechos tienen conexiones con los episodios de detenciones en Redondela y Vigo en Febrero de 1948, y que se extendieron en los meses siguientes a otras zonas de Galicia. En esta operación de represión llevada a cabo por la Brigada Político Social se intentó desmontar la trama de ayuda a los presos (Socorro Rojo Internacional). Se detuvieron numerosas personas en Redondela [4] siendo juzgadas y condenadas a largas condenas de cárcel. Entre ellas los médicos redondelanos Antonio Ocampo Otero y Nicanor Ocampo Otero, ambos simpatizantes socialistas.

Una situación similar, aunque sin precisar fecha exacta -en torno a 1950- sabemos que se produjo también en Celanova con el médico José Meixengo [5], quien es detenido y encarcelado en Ourense aunque fue puesto en libertad a los pocos días.


[1]  Ver HEINE (1976: 26-7).

[2]  Citado en BOROBÓ (2003) y FERNÁNDEZ DEL RIEGO (2003).

[3]  Así lo apunta BOROBÓ (2003). También en GONZÁLEZ & SIMÓN (2002).

[4]  Ver AMOEDO&GIL (2002).

[5]  Ver SIMON LORDA (2002).