La medicina ourensana represaliada duante la Guerra Civil y la Posguerra
 

El marco cronológico de la Segunda República en Ourense fue un momento en el que coincidieron, en un mismo espacio geográfico y económico, un importante proceso de democratización y desarrollo político, asociado a una fase de “modernización” económica y urbanística, con todas las características propias de estos procesos: un cierto grado de secularización, aumento de la participación política, institucionalización de un cambio social, demanda de servicios ante las élites políticas...[1] Fue también a nivel del Estado, un período de florecimiento y cristalización de propuestas teóricas, debates ideológicos e iniciativas políticas y legislativas en materia de organización sanitaria. Todas ellas habían venido madurándose desde el período histórico previo de la Dictadura de Primo de Rivera. A partir de 1920 y hasta 1936, se produce un salto cualitativo en el desarrollo de las instituciones sanitarias (hospitales, sociedades profesionales, colegios médicos, congresos de especialistas…) en España y por supuesto también en Ourense. La militancia y activismo político de los médicos de la provincia de Ourense en este período es muy importante [2] siendo expresión de la compleja dinámica social y la posibilidad de manifestación de la misma que la República facilitó en su día.

Abarcaba todo el espectro político del momento, desbordando el abanico político apuntado por Valcárcel [3] respecto a las clases dominantes de la ciudad y que se adscribía a un espectro oscilante como máximo entre la derecha conservadora y católica, y el republicanismo de centro o centro izquierda.

Presos en Celanova (Conde Corbal)

Ampliación

[1] Tomado de VALCÁRCEL (1998).

[2] Un aspecto que no ha sido todavía estudiado con profundidad es el de la utilización política de los agentes rurales como agentes caciqueriles durante la Segunda República. El historiador X.A.Durán apuntó ya algo en este sentido ya hace unos años en su "Historia de caciques", y Grandío Seoane señala también datos acerca de médicos muy implicados en prácticas caciquiles en la zona de Baños de Molgas. Señalar que tal y como acertadamente señala Emilio González, estas prácticas del uso de los médicos como agente electoral en zonas rurales ha sido perfeccionadas y potenciadas por el partido gobernante en Galicia en los últimos años. Política, medicina y sociedad-cultura han ido siempre muy imbricadas (DURÁN, 2003; GRANDÍO; 1999: 212; GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, 2002:12).

[3] VALCÁRCEL, 1998:50-51.