Banzai, Jesús, banzai !

 
 
 
 
 
Del 8 al 14 de Febrero de 2016
 

¡Jesús que agobio!, de la reprobación del alcalde del lunes al Domingo de Piñata, lluvia a espuertas, Entroido pasado por agua y Jesús Vázquez que no ha dado tregua: un día para todos y el resto de la semana para él, lo que da de sí una reprobación... Hemos conocido al Jesús banzai, el paraca que ya se siente seguro para los saltos al vacío después de aterrizar en Ourense también allá por el mes de febrero de 2015, pero que ahora va camino de saltar sin paracaídas. Alguien o algunos debieron de darle el aviso de que en el avión van más, así que mejor que antes de saltar consulte con los compañeros. Me explico.

Nada más aprobarse la reprobación el lunes, el alcalde banzai ensayó otro de sus saltos del mes de febrero y espetó: "se eles son coherentes deberán presentar unha moción de censura". Y añadió: "é a opción que lles queda". Más claro, agua. El mensaje, obviamente, iba dirigido a Vázquez Barquero, el portavoz de los Socialistas, ya que dirigirlo a Pérez Jácome no tendría sentido: mañana mismo, le respondería sin vacilar el portavoz de Democracia Ourensana. Feito, como le gustaba decir a aquel veterano al frente de la Deputación. Para Vázquez Barquero, en cambio, es como un a ver si te atreves. El mensaje tenía también su considerable dosis de arrogancia y hasta de chulería, de lo que seguro que más de uno le advirtió. Pero además, también más de uno de su grupo podría haberle dicho que con la reprobación al alcalde Jesús Vázquez puede hacer lo que le de la gana y allá a él, total no vale para nada o, a lo sumo, casi nada, pero que con la moción de censura se van todos a la oposición. Y no es lo mismo, no señor, teniendo en cuenta que en su Grupo más de uno y de dos no están, siquiera, para hacer puenting un fin de semana.

Los idus de marzo no fueron exactamente lo que acabaron siendo cuando el asesinato de Julio César un 15 de marzo los convirtió en justo lo contrario de lo que significaban, prosperidad y buenas nuevas. Marzo suele ser un mes inestable meteorológicamente, pero a este paso en el Concello de Ourense habrá que cuidarse más de los febreros de Jesús Vázquez que de las marzadas. Que los dioses romanos nos ayuden si todo lo que está por venir, los Presupuestos de 2016, el AVE y el PXOM nos caen a febrero. Así que para el jueves el alcalde ya había caído en la cuenta de, al menos, cuatro cosas: una, que a este paso estaba consiguiendo (si ya no lo había conseguido) que la reprobación sirviera para mucho más de lo que podría haber servido (y Jácome dando saltos de alegría); dos, que no había hecho en el Pleno del lunes lo que debió de haber hecho, teniendo en cuenta que, lo mire como lo mire y lo diga como lo diga, se le había reprobado a él y no a su grupo de Gobierno (luego estaba llamado a hablar él y no Pepe Araújo); tres, que, no obstante, haber explicado lo mucho que según él se había hecho dado lo poco que (según él) se podía hacer con lo muy poco que (según él) había y hay, era lo que debía haber hecho (él, no Pepe Araújo); y cuatro, que con lo que hay por delante tendrán de sobra Jesús Vázquez para que Jácome y Barquero  (y a saber si también los de Martiño Vázquez llegado el momento) lleguen a plantearse en serio la censura. No es prudente tentar a la providencia. Así que el jueves decidió que el viernes cerraría semana con una comparecencia ante los medios de comunicación con pastelitos incluidos, para hacer lo que muy bien pudo haber hecho en el Pleno del lunes.

Del banzai, Jesús, banzai del pasado lunes, le queda al alcalde de Ourense extraer la conclusión de que su situación y la de su Gobierno municipal nada tienen que ver con la suya como conselleiro y la de su staff en la Consellería de su anterior etapa (ordeno y mando mientras Nuñez me deje). Y de que cualquier ramalazo autoritario y arroutado estará de más en un Concello en el que no bastará sólo con cuidar las formas, sino que habrá que entrar también en el fondo de los asuntos cuando haya que escuchar al resto en cómo habrá de ser la Estación Intermodal y dónde poner la de Autobuses, cómo tenemos un nuevo PXOM que pueda ser más que cosa sólo de dos o como hacemos unos Presupuestos antes del verano. Lo difícil está por llegar, lo sabe cualquiera, esto es sólo el principio. Menos mal para él que su saltito al vacío a lo banzai del Lunes de Entroido de 2016, cogió a bastantes ocupados en el carnaval y a la mayoría en casa o debajo de los paraguas. Que no está el tiempo para mirar al cielo a ver qué se le ocurre ahora a este hombre.

 
Volver atras
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL