Apología del desencuentro

 
Por PEPE D.
 
 
 
 
18 de SEPTIEMBRE de 2011: OURENSE DIXITAL

Escuchando a José Luis Baltar este sábado en Os Milagres, la Xunta de Galicia no es una aliado de las diputaciones gallegas sino más bien al contrario: tener que ir un alcalde a hablar con un conselleiro, viajar a Santiago... Sólo le faltó añadir un total para nada...
Escuchando al presidente de la Deputación de Ourense, o Núñez Feijóo mintió como un bellaco hace dos meses, el 18 de julio pasado, o Baltar Pumar no se enteró de lo que dijo el presidente de la Xunta en Pontevedra.

Entonces, en el transcurso de una reunión que presidió Mariano Rajoy con presidentes de las diputaciones provinciales, cabildos y consells, Feijóo anunció que la Xunta de Galicia se apoyaría en las diputaciones gallegas para "buscar sinerxias, prestar máis e mellores servizos e facelo a mellor custe".
Lo dijo 7 días despues de que el 11 de aquel mes, julio, Baltar Pumar hubiera vuelto a hacer un alegato a favor de las diputaciones en el curso de su investidura como presidente de la de Ourense para esta legislatura.

A los 7 días de aquella defensa que de las diputaciones hizo Baltar Pumar en el acto de su investidura, Feijóo decía en Pontevedra que "a mellor medida de austeridade é que as deputacións coordinen os aforros nas administracións", lo que se podría lograr "promovendo servizos compartidos e mancomunados entre os concellos".
Incluso refrendaba el discurso de Baltar Pumar al rebatir a los que cuestionan la figura y la existencia de las diputaciones, cuando Núñez Feijóo afirmaba que “a única diferenza entre un socialista que está a favor das deputacións e un que non o está é se a nómina está firmada por unha deputación ou non”. En este caso con la salvedad de que Baltar se refería a los nacionalistas y Feijóo a los socialistas.
Por lo demás, el discurso parecía más de lo mismo, calcado.

Pues no, no pudo haber sido así. Este 17 de septiembre en Os Milagres Baltar Pumar dejó tantas dudas sobre que la Xunta pudiera ser un aliado de las diputaciones, como las sonrisas que los de la corriente de Feijóo tuvieron que esbozar mientras se les retorcían las tripas en las butacas oyendo al presidente de la de Ourense.
La Convención de Cargos Electos del PP ourensano volvió a ser una clara muestra de que Ourense y Feijóo siguen siendo irreconciliables mientras aquí mande quienes mandan y en Santiago Alberto Núñez.
Si se tiene en cuenta que Baltar siempre se muestra tanto como se crece cuando se siente respaldado por sus alcaldes, quizás hayamos asistido en Os Milagres a las distancias de los Baltar en su estado más puro.
Si se tiene en cuenta de que aquí hizo 22 años un septiembre los Centristas de Galicia sellaban una alianza de prosperidad que llegaría instalados luego el PP, se puede concluir que Os Milagres les pone.
Y si se tiene en cuenta que han prometido que los alcaldes y demás cargos electos volverán a aquí, a Os Milagres, para convencionarse todos los años, es posible que quieran decir a Feijóo que no piensan rendirse.

Y luego están esos flecos sueltos que uno no sabe hasta donde son torpezas verbales o auténtica mala leche. Como cuando el alcalde de Baños de Molgas, Eladio Mangana, cerró su saludo de bienvenida con un "que a virxe (de Os Milagres) nos axude para gañar as eleccións".
Sin duda una muestra clara de confianza en el partido y en los cargos electos del PP.
O un aviso a Feijóo y a Rajoy de que ahora no piensan trabajar tanto como lo hicieron en mayo pasado para salvar sus trastos.

peped@galipress.com  

 
Volver atras
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
 
     
 
 
     
     
 
 
     
 
 
 
 
 
GALICIA, ÚLTIMA HORA
 
   

Añade OuD a tu Google