Abuso consentido

 
Por PEPE D.
 
 
 
 
26 de JULIO de 2011: OURENSE DIXITAL

Pasarán años hasta que en Rairiz de Veiga deje de llover sobre mojado en materia laboral. Igual que la función hace el órgano, está visto que en Rairiz estamentos como el Consorcio do Benestar parecen haberse contagiado de la mecánica del dislate de Rodríguez Ambrosio, ese alcalde que lo fue por la forza del BNG y que ahora lo sigue siendo por la gracia de Baltar Blanco. Siempre hay un roto para un descosido.

Sin que importe cuál sea aquí el roto y cuál el descosido, lo cierto es que a los desatinos y caprichos del alcalde, Rodríguez Ambrosio, le han salido copia en el Consorcio do Benestar. El Concello de Rairiz de Veiga tendría que haberse hartado de perder cuartos en estos tiempos de crisis y precariedad con los caprichos de su alcalde, y ahora resulta que en el Centro de Maiores hay una Xerencia que, según lo que denuncia Comisiones Obreras, cojea muy parecido a como lo hace Rodríguez Ambrosio.
Es probable, incluso, que acabe por relacionárseles, Xerencia, alcalde e, incluso, Consorcio, como los síntomas hacen que tantas veces acabemos por emplear el mismo fármaco.
Comisiones Obreras dice que, por más que el sindicato lo intentó, no logró que el Consorcio resolviera por vía negociada el dislate de la Xerencia del Centro. Práctica habitual ya en Rairiz de Veiga.

Ante este tipo de situaciones, son precisas, de una vez por todas al menos dos cosas.
Una: en los tiempos de recorte de gasto al máximo, de eliminación de gastos innecesarios y brindis al sol de los políticos con el dinero del ciudadano, que esos políticos paguen de su bolsillo sus caprichos. Y más los caprichos que perpetran con tanta impunidad como abuso de poder y reincidencia en sus soberanos reales, a costa del pan de los trabajadores y sus familias.
Pagar con el dinero del contribuyente es hacerlo con el dinero de los otros. Y eso pasa en política, y estamos tan acostumbrados que nos parece lo más normal del mundo cuando debiera ser una aberración constitucional.

Dos: que las sentencias se cumplan y que los juzgados que las dictan tengan también la seguridad de que se han llevado a cabo.
A día de hoy, que sepa, las dos trabajadoras del Concello de Rairiz perseguidas por Rodríguez Ambrosio y cuyos derechos han restituido los tribunales laborales, siguen esperando a que las sentencias se cumplan. Luego los derechos en cuestión no han sido restituidos.
No digo yo que tuvieran que ser esos juzgados los encargados de velar por ello, ni quién o cuáles mecanismos habrían de hacerlo, pero si digo que de poco vale el papel si lo que establece no se cumple.
Del papel, a secas, únicamente, no comen las trabajadoras y sus familias, y los sujetos como el alcalde de Rairiz de Veiga se siguen riendo.
Puede, incluso, que de la mismísima Justicia

peped@galipress.com  

 
Volver atras
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
 
     
   
  Xosé Xaquín Rodríguez Ambrosio, alcalde de Rairiz  
     
     
 
 
     
 
 
 
 
 
GALICIA, ÚLTIMA HORA
 
   

 

Añade OuD a tu Google