Estado de sitio
 
Por GRINGO VIEJO
27 de OCTUBRE de 2010: OURENSE DIXITAL

Ha tenido que ser una concelleira socialista de Celanova la primera que ha manejado una clave que, a lo que se ve, todo el mundo se resiste a darle el chance que tiene. Y de paso indicarle a su partido que si busca por ahí encontrará ejemplos muy sustanciosos. Sospecho que para hartarse de establecer comparaciones.
La clave es la que maneja el PSOE de Celanova: Núñez Feijóo no se corta, ni lo hará hasta terminar su particular batalla, en mostrar a las claras que se está con él o se está con los Baltar. Y que estar con los baltares en Ourense es estar en contra suya.
Mouriño está con los Baltar. La concelleira interpreta que la Xunta se lo hace pagar muy caro a Celanova. La interpretación es tan válida como que las inversiones de la gran mayoría de las consellerías son cero en Celanova. Más claro agua.

En la comarca de Monterrei las inversiones de Verín son muy distintas a las de Oimbra, Laza y, por supuesto Vilardevós y Castrelo do Val, los dos concellos que gobierna el PSOE. Pero las de estos dos concellos no son distintas de las de los cinco restantes que gobierna el PP del ala baltarista.
El ejemplo de Xinzo de Limia que pone la concelleira de Celanova no es tan fácil de explicar. También como el caso del Concello de Monterrei podría ser producto de particulares y muy puntuales movimientos que escapen, de momento, a los, digamos, conocimientos generales.
Leiro es otro ejemplo de que los que están con Rogelio Martínez son amigos de la Xunta.

El presidente del PP ourensano, Manuel Baltar, se esforzaba hace poco en defender los Presupuestos de la Xunta. Loable intento el suyo para una tarea imposible. Todavía está por saber qué quiso decir con aquello de que no son “pirotécnicos”.
Rosendo Fernández hizo también lo que pudo. Los dos consiguieron mantener el tipo, pero difícilmente pudieron convencer a alguien. Los Presupuestos de la Xunta para Ourense difícilmente se sostienen, son indefendibles. Ya no es poco mantener el tipo sabiendo todo lo que hay detrás.

Detrás hay el estado de sitio dispuesto desde Santiago a los de Baltar en Ourense. Lleva habiéndolo desde hace meses. Basta con repasar los acuerdos de los consellos de la Xunta de todos los jueves para ver, por ejemplo, cuantas veces se menciona a concellos como Arnoia, Beariz y Verín y cuantas a aquellos gobernados por los incondicionales de Baltar, Esgos por ejemplo.
Es una guerra fría, casi gélida, sostenida, subterránea, a medio-largo plazo, en la que ahora el jefe de la Xunta quiere cobrar dos piezas desde que en el Congreso de enero pasado no pudo cobrar ninguna.
Las municipales que vienen van a ser a vida o muerte política para los Baltar. Y desde Santiago nadie les va a ayudar.
Más claro imposible, lo pinten como lo pinten. Por muchas veces que Núñez Feijóo venga a Ourense, muchas fotos que se saquen juntos y muchos aprentones de manos que se den. No habrá tregua.

 
Volver atras
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
 
     
  Noticias Relacionadas  
  El PSOE de Celanova relaciona las nulas o “pírricas” inversiones de la Xunta en 2011 con el “baltarismo” de Mouriño  
  La Xunta no invierte ni un euro en todo 2011 en siete de los nueve concellos de la comarca de Monterrei  
     
     
 
 
     
 
 
 
 
GALICIA, ÚLTIMA HORA
 
   
   

 

Añade OuD a tu Google