Todo lo posible y más
 
Por GRINGO VIEJO
18 de OCTUBRE de 2010: OURENSE DIXITAL

Lo de Punxín y esa campaña de firmas que respaldan a su alcalde prevaricador y piden clemencia ante el Constitucional, es otra muesca pintoresca en mi colt de gringo que va para viejo en esta provincia.
No hay por qué sobresaltarse, siquiera porque ruborizarse, después de lo que ya hemos pasado.
Lo que no quiere decir que sea como para sentirse orgulloso.

En esta provincia contamos con el insólito caso de un Fuenteovejuna contemporáneo que fue Allariz, todos a una y Pérez Camba (entonces alcalde del PP) a casa y aquí no ha pasado nada. El entonces gobernador civil de la provincia, Francisco González, del PSOE, casi ni se inmutó, y el pueblo se hizo con la Consistorial, Pérez Camba se fue a su bar, el BNG tomó la alcaldía y luego llegaron años de gloria y de mayorías aplastantes en la Corporación Municipal alaricana.
Hasta entonces eran Fene, Narón y Mugardos las enseñas del municipalismo nacionalista, pero nada comparado con Allariz. Y la terna con Vilar de Santos y Rairiz de Veiga.
Y aquí paz y después gloria.

Cuando la oposición le plantó una moción de censura al alcalde popular de Os Blancos, José Antonio Rodríguez Ferreiro, hoy en prisión, discurrió una insólita forma de no permitir a los que la promovía votarla: llenar la Consistorial de Os Blancos y el Salón de Sesiones de acólitos. La oposición no consiguió entrar, no cabían, y eso que eran los justos, la moción no se debatió pero se votó, y el PP y el censurado la derrotaron, lógicamente.
¿A qué les suena?

Años después, en Calvos de Randín ocurrió exactamente lo mismo. Solo que aquí se invirtieron los papeles, lo que prueba dos cosas: que la estrategia para abortar las censuras sirve a sus propósitos, y que el PSOE aprendió de Os Blancos.
Los socialistas tomaron el ejemplo de allí donde el PP le había chafado la operación al hermano del entonces máximo responsable del PSOE ourensano, Antonio Rodríguez. El portavoz socialista, José Rodríguez, hubiera sido alcalde si el pintoresco Rodríguez Ferreiro o/y su partido no hubiera/n discurrido semejante artimaña.

Pero más aún: el PP no cayó en la cuenta de que Rodríguez Ferreiro era tan pintoresco como inestable, cuando menos políticamente, y Os Blancos fue el único concello de la provincia (y creo que al menos de Galicia) que cerró una legislatura con una gestora. Tuvo que nombrarla la Junta Electoral porque dimitieron todos los concejales, gobierno y oposición, sin que ninguno de las listas quisiera relevar a sus compañeros. Sin ediles electos posibles, gestora al canto.
Años después, Rodríguez Ferreiro, aquel que que decía que no era feliz si no comenzaba el día dándole los buenos días a José Luis Baltar, iría parar a la cárcel.

En realidad este simple ejercicio de memoria, que aún podría ser mucho mayor, no viene a nada concluyente para el caso de Alfredo Cruz Gago, el alcalde de Punxín.
Simplemente debe servir para considerar el caso de su campaña de recogida de firmas como uno más del pintoresquismo municipal de esta provincia.
Si lo anterior ha sido posible en Ourense y el sistema perdura, por qué lo de Alfredo Cruz va a producir siquiera el menor daño en la línea de flotación de la nave municipal.
E insisto, no digo que sea lo correcto y menos ejemplarizante. Sólo digo que aquí, en Ourense, todo lo que sea posible hacer se hará cuando interese hacerlo.

 
Volver atras
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
 
     
  Noticias Relacionadas  
  Los populares imputan al PSOE la campaña de firmas de adhesión al condenado alcalde de Punxín  
  El PP dice que los alcaldes de Punxín y de Calvos “contan coa complicidade do seu partido”, el PSOE  
  La oposición de Calvos de Randín exigirá esta semana que se repita el pleno de la moción de censura contra Aquilino Valencia  
     
     
 
 
     
 
 
 
 
GALICIA, ÚLTIMA HORA
 
   
   

 

Añade OuD a tu Google