Marnotes, ¿demagogo y acosador de la Xunta?
 
Por ELVIRA CUADRADO
10 de ENERO de 2011: OURENSE DIXITAL

El año que afortunadamente acaba de expirar pasará a la historia de esta provincia –si los políticos no se empeñan en lo contrario- como el año negro medioambientalmente: algas tóxicas, incendios forestales, sequía, vertidos industriales (delictivos e impunes) al río Barbaña y, por si fuera poco, ataques de jabalíes –no eran blancos- a los vehículos oficiales de Núñez y del conselleiro Hernández, quizá como venganza por haberlos dejado sin hábitat al pasar ampliamente de todo lo que se parezca a una política forestal.

No acabó ahí la peculiar aplicación de la Ley de Economía Sostenible. Después de planear por el territorio provincial como un aves de rapiña buscando presa fácil, la incineradora del sur de Galicia acabó aterrizando en Irixo. La subultura ambiental de algún alcalde llegó a equiparar ese destino con la Lotería.

Se inició así una interesante dialéctica que el presidente de la Diputación, José Luis Baltar, pretendió desde el principio cercenar acusando a quienes se opusieran de “demagogos” y de “acoso a la Xunta”. En baja forma debe estar el virrey pues eligió una estrategia equivocada al descalificar a personas y colectivos que no conoce, como se equivocó al sopesar el rechazo a su hijo en su carrera hacia la presidencia del PP provincial.  Así, sin quererlo, ha etiquetado al alcalde de O Carballiño, Argimiro Marnotes, y a toda la cúpula pepera de esa villa como demagogos y acosadores del ejecutivo gallego.

Pienso que Baltar se habrá dado cuenta de la clave no estaba emitir condenas gratuitas por adelantado. Lo primero que hay que hacer es cambiarle el nombre. No sé como a estos maestros de la propaganda se las ha podido escapar este matiz. Hasta el mismo alcalde de Irixo insiste en llamarle incineradora. Me permito sugerir el de Centro de Gestión de Subproductos Singulares. Ya sé que no es muy original. La sugerencia me ha venido del paralelismo con la Unidad de Gestión de Activos Singulares (antes mal llamado banco malo) recientemente creada por Novagalicia Banco y especializada en la gestión de activos no estratégicos (antes llamados activos tóxicos).

Un proyecto de este tipo, por sus implicaciones ambientales y por lo de hipoteca de futuro que supone, exige mucha transparencia. Pero el teniente-alcalde del concello de Irixo y presidente de la comunidad de montes de Menza, Manuel Cerdeira Lorenzo, convoca a los comuneros por teléfono y unas horas antes para una supuesta asamblea. Una argucia para conseguir firmas y servir lealmente a los intereses de la promotora de la planta, Estela Eólica

El alcalde, Manuel Penedo se ha endiosado: "Yo elegiré a la plantilla de la Sogama del sur". Y ya ha hecho –mejor dicho, le han hecho- los cálculos de cómo se multiplicarán los ingresos de su consistorial y también habrá estimado un aumento proporcional de sus retribuciones. Por eso dice que no quiere oir nada de daños ambientales. Y, como muchos alcaldes, destinará ese dinero a una singular estrategia de desarrollo que todos creíamos enterrada desde que Victorino Núñez dejó la Diputación: “Pienso aglomerar todos los caminos con el asfalto de las carreteras generales.” Y O Irixo será más fácilmente localizable con el Google Earth, sin duda. Así se puede explicar, entre otras cosas, por qué Irixo es uno de los municipios con mayor índice de regresión demográfica de toda Galicia.

Por primera vez en muchos años, la provincia de Ourense no estará en FITUR. Hasta el año pasado, éramos la única ciudad de España que se podía permitir hacer el ridículo con dos stands en esta feria internacional, uno de la provincia promovido por el Patronato Provincial de Turismo y otro de la capital, auspiciado por ese chiringuito con forma de sociedad anónima y de nombre Turismo de Ourense SA

Una cosa son los recortes y los recargos temporales de solidaridad –antes llamados subidas de impuestos- y otra distinta es abandonar a un importante sector productivo que sostiene el 10 % del PIB provincial y el 14 % de su empleo. El INORDE nos ha hecho creer que estar en FITUR no era un gasto sino una inversión rentable para la provincia. Y lo digo  a la vista del despliegue y gasto de algunos años. Ahora tendrían que demostrarnos que no es rentable o, al menos, mostrarnos –aunque sólo sea en un folio- cuál es la política turística para esta provincia y si la que se ha ejecutado –si ha habido alguna- ha sido eficiente y ha dado resultados.

Precisamente esta semana podremos medir el nivel de compromiso de la Xunta con el turismo de esta provincia cuando ésta decida el futuro de MEISA, la sociedad que gestiona la mayor infraestructura turística de la provincia. Las deudas de la sociedad se solventarían con sólo 3 mensualidades del salario del presidente de Nova Galicia Banco, José María Castellano.

Como ourensana, me gustaría que la Xunta fuera la décima parte de generosa con esta provincia con que lo fue al pagar en 2010 más de 4,5 millones de euros en subvencionar las conexiones aéreas de bajo coste en beneficio de 3 ciudades gallegas. La Administración turística gallega acaba de reconocer  –seis años después- que esos incentivos eran un error porque salían más viajeros locales que turistas extranjeros llegaban. En realidad, la Xunta utilizó millones de euros de fondos públicos destinados a la promoción turística para sostener ese suntuoso mapa de tres aeropuertos proporcionándoles viajeros atípicos a la vez que se atendían los intereses localistas de las tres capitales, empeñadas en reforzar la competitividad del aeropuerto de Oporto.

Así que esta semana sabremos si la provincia de Ourense merece un hueco en la hoja de ruta anticrisis de la Xunta o, si por el contrario, y como suele ocurrir, nos despacharán con un búscate la vida o con un, más moderno, hay que mancomunar esfuerzos.

 
Volver atras
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
 
     
 
 
  Argimiro Marnotes  
   
  Manuel Penedo  
     
   
  José Rodríguez, Gerente del INORDE  
     
     
     
 
 
     
 
 
 
   

 

Añade OuD a tu Google