Nuevo thriller sobre el AVE

 
Por ELVIRA CUADRADO
 
 
 
7 de MARZO de 2011: OURENSE DIXITAL

La semana prometía ser feliz por los resultados de los sondeos locales y autonómicos pero eso de utilizar grandes horquillas para esquivar al 30 % de indecisos dejó las cosas prácticamente como estaban. En cualquier caso, la capital–Ourense siempre fue singular- puede ser la excepción del descalabro socialista y también podría dejar de ser campo de cultivo del último bastión caciquil.

De momento, todos siguen engrasando su maquinaria electoral. En Carballeda de Valdeorras resultaba muy atrevido cargarse a la junta local del PP como en A Mezquita así que el clan Baltar optó por el Plan B: hacerla invisible, como si no existiera. Se muestra molesta la anterior candidata popular, Nieves García, y dice de los Baltares que “nos han dado la espalda”.  No sabe la frustrada candidata que los Baltares aún no se han recuperado de la sobredosis de crítica que recibieron en su día y que no están dispuestos a darle oportunidades a los traidores (en el idioma materno del virreinato, dícese del que discrepa del virrey o de su hijo). Que la candidata pepera, Carmen González, sea ex-alcaldesa y ex-diputada del PSOE, es mera evolución del sentido común, nunca traición política.

En Ribadavia, la confusión dentro del partido creó una melé de la que escapó la nominada, Pilar Rodríguez, gracias a la previa y agraviante imposición de papá Baltar. Con exagerada premura, la candidata popular se quiso medio descolgar del padrino Jr. alegando méritos propios en su victoria. Mal empieza esta chica. Mientras, el alcalde de Rairiz de Veiga, el bloquero Xosé Xaquín Rodríguez, sigue esperando a que lo pongan en la lista de ceremonias de arropamiento. Si Rodríguez Miranda, tachado de traidor por el patrón mayor, tuvo la suya en Allariz, él también quiere una. Para lealtades, las de base matrimonial. Con ella resolvió el alcalde de Melón, Pardellas, el control de su municipio al colocar a su mujer, Cristina Francisco, la única que podría dejarle seguir mangoneando el gobierno local.

Y dos abandonos, por cansancio dicen, en un clima de división interna popular.  El alcalde de Nogueira de Ramuín, Julio C. Temes, dice estar cansado de la política y, viendo su edad, no me extraña. Sorprende más la retirada de la alcaldesa de San Cibrao, Elisa Nogueira, todo un símbolo popular. Puede ser un acto de dignidad, después de que Baltar Jr, convirtiera a su principal hostigador, Eladio Fernández, en obligado compañero de viaje o quizá el riesgo anunciado de una candidatura forzosa para esa incineradora volante.

El grupo municipal del PPdG sigue disparando a todo proyecto que presente el gobierno local. Se han quedado sin la diana del nuevo edificio judicial. Las sesiones de casting fotográfico se trasladarán ahora al proyecto de rehabilitación del monasterio de San Francisco. No sé qué avales llevarán pero todavía son muy recientes los ataques  de sus colegas populares al Monasterio de Melón, al Castillo de Monterrei y a Las Burgas, o la pasividad de su Xunta en las obras del Pórtico de la Gloria, o sea, un largo currículum en insensibilidad hacia el patrimonio histórico-artístico.  

Cuando hay algo importante y no hay foto con un conselleiro, el presidente de la patronal ourensana, Francisco Rodríguez, Paco CEO, o tiene un viaje o llega tarde. No pudo ir al acto de presentación del proyecto de entrada del AVE en la ciudad, ese tan importante como para motivarle a una acción conjunta con la Cámara de Comercio. Por cierto, la única conocida. Es el único asunto que ha unido a esas dos instituciones, lo que apuntala la hipótesis de la consigna política. Lo normal es que vayan cada una a su bola, con frecuentes e ineficientes duplicidades como ha ocurrido recientemente: se presentan simultáneamente sendos informes sobre la temporada de rebajas.

Mientras, CEO y Cámara planean entrar en la precampaña al mando de Baltar para presentar un nuevo thriller sobre la entrada del AVE. No sabemos aún si en dos o tres dimensiones, pero están en ello. Por otro flanco, concejales del PP intentan movilizar a los vecinos de A Ponte contra el gobierno local armados con el soterramiento del AVE ayudados por fieles escuderos como Benito Iglesias, presidente de los inmobiliarios y promotor de la división de su sector, el presidente de los arquitectos, Xan Rodríguez, y el inasequible al desaliento, Manuel Carnero.

La anterior experiencia bélica del PPdG en su exitosa guerra con el bipartito les ha permitido comprender a sus quijotes ourensanos que los puentes son objetivos estratégicos. Así que nuevo frente con el Puente del Milenio. Adolece de deficiencias que no nos quieren detallar pero que condicionan la entrega de la infraestructura al concello. Ese puente se adjudicó en 1998 por 6,9 millones de euros aunque al final se pagaron 10,3 millones de euros, casi un 50 % más, todo ello en el gobierno monopartito del PPdG. Por tanto, no debería tener deficiencias de gravedad tal que el ayuntamiento se resista a la entrega en esas condiciones. Y el concello de la capital debería ser más transparente –le cuesta bastante- y explicar por qué se ha demorado casi 8 años la entrega de esa obra con el consecuente deterioro por la pasividad de su actual titular y, por tanto, responsable del mismo, la Xunta de Galicia.

En la órbita financiero-política, las novias –si es que existieron- abandonan a la Novacaixagalicia (NCG) y dejan campo abierto para los que, yendo de galeguistas, quieren hacer sangre contra Zapatero. Resulta que el Banco Pastor, ese que se presentaba como la solución a la aspiración galleguista, tiene más problemas con el ladrillo que las cajas. Los nuevos datos lo presentan como el banco español con mayor exposición al riesgo inmobiliario; no en vano declara una morosidad del 72 % en las hipotecas que formalizó a valor superior al de tasación. Huyendo de ese riesgo innmobiliario, la NCG intentó acercarse a las grandes fortunas gallegas que ni siquiera le abrieron la puerta. Núñez Feijoo ha estado presionando en vano para que la NCG siga la línea de la recapitalización. Y es que al final, como dijo el ministro de Fomento, José Blanco, los balances se imponen a las intenciones.

La praxis del rumor negro, con acusaciones mutuas de paranoicas conspiraciones, obligó al ministro de Fomento, José Blanco, a comprometer su cargo con la llegada del AVE. Un gesto nada despreciable en un país en el que  nadie se le pasa por la cabeza dimitir y en un asunto que, aunque tarde, parece ser un tema zanjado y bastante más claro que hace cuatro años.   

Por lo demás, una semana normal. Siguen lloviendo bluffs con intención ilusionista (minas de oro, base de aviones en Trasmiras, inversiones eólicas, …) mientras está todo preparado para enterrar la promesa de los 500 puestos de trabajo en termalismo que lanzó el BNG local en los anteriores comicios locales.

 
Volver atras
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
 
     
 
 
 
Para lealtades, las de base matrimonial. Con ella resolvió el alcalde de Melón, Pardellas, el control de su municipio al colocar a su mujer, Cristina Francisco, la única que podría dejarle seguir mangoneando el gobierno local
 
   
 
Sorprende más la retirada de la alcaldesa de San Cibrao, Elisa Nogueira, todo un símbolo popular. Puede ser un acto de dignidad, después de que Baltar Jr, convirtiera a su principal hostigador, Eladio Fernández, en obligado compañero de viaje o quizá el riesgo anunciado de una candidatura forzosa para esa incineradora volante.
 
     
   
 
CEO y Cámara planean entrar en la precampaña al mando de Baltar para presentar un nuevo thriller sobre la entrada del AVE. No sabemos aún si en dos o tres dimensiones, pero están en ello.
 
     
     
     
 
 
     
 
 
 
   

 

Añade OuD a tu Google