El Supremo da la razón a la Xunta y la quita al TSXG cuando tumbó el acceso controlado a la hostelería y el ocio nocturno

"Frente al derecho a la vida y a la protección de la salud pública", derechos como el de la intimidad, del libre acceso, de igualdad o de protección de datos no son suficiente para no aplicar una medida conducente a lo primero, viene a decir la sentencia del Tribunal Supremo

   
 
14 de Septiembre de 2021: OURENSE DIXITAL

La Xunta de Galicia dispone ahora de autorización judicial para exigir el pasaporte Covid al acceder a los establecimientos de restauración y ocio de esta Comunidad, lo que en su momento había rechazado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Recurrido en casación por la Xunta aquel pronunciamiento ante el Tribunal Supremo, su Sala de lo Contencioso Administrativo sí ve la medida adecuada y proporcionada, dado que "el beneficio que proporciona la medida respecto de la reducción significativa de los contagios, es muy superior al sacrificio que comporta la exigencia de presentar la documentación para el acceso al local. En definitiva, no se atisba ninguna medida que resulte más adecuada para salvaguardar la vida y la salud de los ciudadanos en ese tipo de locales".

Al contrario de lo que en su día indicó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en su pronunciamiento, el Supremo considera que el hecho de mostrar el pasaporte Covid no vulnera el derecho a la igualdad, ya que no produce discriminación entre aquellos que están vacunados y los que no lo están. La ponencia de la magistrada María del Pilar Teso señala que "la documentación reviste una triple modalidad que resulta asequible a todos, de modo que quien no quiere mostrar si ha sido o no vacunado, teniendo en cuenta el carácter voluntario de la misma puede presentar el resultado de la prueba PDIA o el test de antígenos, y desde luego el certificado de recuperación de la Covid-19 si ha pasado la infección".

La sentencia del Tribunal Supremo es contundente en lo que respecta a si concurre o no una justificación objetiva y razonable para controlar el acceso a un establecimiento según se hayan cumplido o no las exigencias sanitarias: concurre, dice, "pues se trata de la protección de la salud y la vida de las personas mediante una medida que evita o restringe la propagación de la pandemia". El derecho a la intimidad no resulta suficiente para la Sala "frente al derecho a la vida y a la protección de la salud pública", dice la sentencia del TS, del mismo modo que descarta la vulneración del derecho fundamental de la protección de datos personales cuando se trata, dice, de "la mera exhibición es decir, enseñar o mostrar la documentación en cualquiera de las tres modalidades exigida".

 
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
     
     
 
     
 
Imprimir Página
 
     
 
 
     
     
   
     
   
     
     
 
HACE HOY UN AÑO
15, Martes