Los vecinos de Ribadavia, Castrelo de Miño, Cortegada y Padrenda se quedan este verano sin piscinas municipales

Lo que supondría adaptar las piscinas a la normativa del Covid-19 y la reducción de los aforos, ha llevado a los cuatro alcaldes a anunciar este martes que no abrirán al baño

   
PISCINA DE CASTRELO DE MIÑO (ARCHIVO)
16 de Junio de 2020: OURENSE DIXITAL

Las piscinas municipales de Ribadavia, Castrelo de Miño, Cortegada y Padrenda no abrirán al baño este verano. Así lo han decidido sus respectivos gobiernos municipales, según anunciaron este martes sus alcaldes. La decisión la han adoptado los cuatro concellos de forma conjunta "por los importantes gastos que se derivan de adaptar las instalaciones a la normativa derivada del Covid-19, así como la severa restricción de aforos que se produce como resultado de la aplicación de esta nueva normativa". En ningún momento se cuantifica el mencionado gasto que supone aplicar la normativa, ni en qué medida, cuánto y cómo habría que reducir los aforos.

Únicamente se alude a que la decisión se adoptó de forma conjunta "después de estudiar las diferentes posibilidades para llevar a cabo la apertura". Teniendo en cuenta, se dice, que los gastos serían "enormemente elevados", lo que "puede suponer en muchos casos un esfuerzo excesivo para las arcas municipales"; así como "la importante reducción de aforos" que supondría aplicar la normativa; Ribadavia, Castrelo de Miño, Cortegada y Padrenda se quedan este verano sin sus piscinas municipales.

Una decisión que, probablemente, acarreará a sus alcaldes y gobiernos municipales muchas críticas, teniendo en cuenta, por ejemplo, que los salarios de los munícipes de tres de los cuatro concellos (los datos de Ribadavia no constan debidamente actualizados y se remontan a 2017) le cuestan a sus arcas municipales 115.000 euros al año.

 
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
     
     
 
     
 
Imprimir Página
 
     
 
 
     
     
 
HACE HOY UN AÑO
17, Lunes