El informe Cáritas 2014 constata en Ourense que los Servicios Sociales son cada vez más ineficaces ante la pobreza
 
 
Más de 11.000 ourensanos acudieron en 2014 a Cáritas Ourense para paliar situaciones de pobreza extrema en la mayoría de los casos. Pero la organización matiza que aún pudieron haber sido más. Lo único bueno del dato es que "el número de personas atendidas tiende a estabilizarse". Todo lo demás es malo con visos de poder empeorar: los Servicios Sociales municipales tardan cada vez más, 90 días ahora, en dar respuesta a necesidades extremas. Muchas fueron familias con hijos menores de edad, luego niños pobres
 
 
 
 
 
 
29 de MAYO de 2015: OURENSE DIXITAL de 2015

Cáritas Ourense atendió en 2014 a 11.338 ourensanos. Todas estas pesonas necesitaron en algún momento la ayuda de Cáritas, pero la organización señala que son más las personas a las que alcanzó su acción y a las que "no vemos en los despachos de acogida". Lo menos malo del dato de las 11.338 asistencias, es que, "por segundo año consecutivo, el número de personas atendidas tiene a estabilizarse", señala Cáritas Ourense.

También las características de aquellas personas a las que fue preciso ayudar no difieren mucho de años pasados: el 41,7% de estas asistencias se dispensaron a parejas con hijos, un 26% fueron personas que viven solas y un 18% familias monoparentales. Curiosamente la inmensa mayoría fueron personas que estaban y están en edad de trabajar, "edad laboral" es decir, entre los 16 y los 64 años: un 94,12%, según los datos que aporta Cáritas Ourense. Afinando más los datos del segmento mayoritario que hubo de acogerse a las ayudas de Cáritas, el 51% de ese más de 94% de ourensanos en edad de poder trabajar estaba inscrito en el paro, y el 49% llevaba en el paro más de 2 años es decir, en lo que se llama "paro real".

El 42% de los que acudieron a Cáritas en 2014 lo hicieron porque carecían de cualquier tipo de ingresos. El 41% tenía hijos menores de edad, lo que apunta también a la pobreza de esos niños. Y un 21% tenía a su cargo hijos mayores de edad incapaces de hallar porvenir laboral fuera del hogar de sus progenitores. Cáritas apunta que desde hace 3 años "se ha verificado la habitualidad de otros modos de convivencia para muchas familias, compartiendo vivienda bajo la fórmula de alquiler de habitación para poder afrontar de esta manera los gastos fijos de supervivencia". Situación que se ha constatado en el 17% de los casos.

De los 11.338 ourensanos que precisaron la ayuda de Cáritas en 2014, 3 de cada 4 ya pasaron antes por los servicios sociales públicos. De ahí que la organización vinculada a Obispado de Ourense establezca con certeza y contundencia "el agotamiento del derecho a las prestaciones, ante la prolongación de situaciones de desempleo". Algo que, añade, "ha dado forma a otro factor de riesgo social, como es el crecimiento de los desempleados que se quedan sin cobertura del sistema de protección social".

Pobreza creciente, derechos menguantes

De ahí que con certero criterio, el informe de Cáritas Ourense alerte sobre los riesgos que comporta el hecho de que aumenten los desempleados que se quedan sin cobertura alguna de los sistemas de dicha protección. Y señala que, siendo uno de los últimos recursos las prestaciones de rentas mínimas, el tiempo medio que para concertar una primera cita en los servicios sociales municipales era hasta ahora de 25 días, se ha incrementado ahora. Y el tiempo medio que transcurre entre esa primera cita y una respuesta efectiva a la situación desesperante para ese desempleado es de 90 días, 3 meses.

Las respuesta de Servicios Sociales no son todo lo ágiles que debieran ser, y Cáritas advierte de que "están provocando principalmente en las personas atendidas en Cáritas, la reiteración de solicitudes de ayudas básicas".
Los hogares más expuestos a la exclusión social en Ourense siguen siendo aquellos cuyo cabeza de familia es un desempleado de menos de 44 años con más de un año en el paro, con cargas familiares, con hijos menores de edad, con formación básica y con escasa red de apoyo familiar y social.
Luego también se puede concluir que, "a mayor edad y mayor tiempo en situación de desempleo, mayor riesgo de alejamiento del mundo laboral". Y si esto podría ser previsible, la situación se agrava considerablemente más si "tener un empleo no garantiza poder cubrir las necesidades básicas, ni aportar certidumbre al proyecto de vida", como concluye el informe de acción de Cáritas Ourense en 2014.

Cáritas logra estabilizar financiación responsable

Si la situación en la provincia empeora, Cáritas Ourense dice haber sido capaz de crecer y, sobre todo, de lograr estabilizar una financiación responsable. Lo que le ha permitido en 2014 dar continuidad a su línea de acción y actuación y a responder, sobre todo, a las necesidades más apremiantes.
A día de hoy, la organización en Ourense cuenta con 443 voluntarios registrados, 282 en Cáritas Parroquiales y 161 en programas diocesanos. A lo largo del pasado año 112 de estos se apuntaron a las acciones de Cáritas.

La organización vinculada a la Diócesis de Ourense a través de Obispado, cuenta con 117 socios que aportan periódicamente si bien sin una cuantía predeterminada. A estos socios hay que sumar los donantes que aportan sus donaciones, unas veces enseres, otras dinero o de cualquier otro tipo. Y luego están las aportaciones de fundaciones e instituciones privadas.

 
Volver atras
Imprimir Página
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
 
     
  Noticias Relacionadas  
  Pobreza creciente, derechos menguantes  
  Cáritas logra estabilizar financianción responsable  
     
     
 
 
     
 
 
   
 
HACE HOY UN AÑO
29, JUEVES