Ecourense quiso tapar la arbitrariedad del despido de la trabajadora ofreciéndole 16.616 euros para que se fuera
 
El despido de la trabajadora que desencadenó la huelga de la limpieza es ejemplo claro de mala praxis laboral de algunas empresas: se echa a la trabajadora por infracciones laborales muy graves pero, a renglón seguido, se le ofrece una indemnización de más de 16.000 euros porque la empresa ya asume la improcedencia del despido
 
5 de NOVIEMBRE de 2010: OURENSE DIXITAL

an poco tiene la empresa por donde coger el asunto y con que defender el despido de la trabajadora Adelina Basteiro, que ella misma, Ecourense, asumió su improcedencia y ofreció a la propia trabajadora en el momento de llevarlo a cabo más de 16.000 euros en materia de indemnización.
El escrito lleva fecha de 7 de octubre pasado, y la empresa ofreció a la trabajadora una indemnización de 16.616,88 euros, exactamente. La trabajadora no quiere el dinero sino continuar trabajando.

El escrito en cuestión es el de notificación de “despido disciplinario” a Adelina Basteiro. Despido que se produce, según Ecourense, “dado su bajo rendimiento en la empresa y la negativa a acatar las instrucciones de la dirección”. Lo que constituye “infracción laboral muy grave”, señala la propia empresa.
Sin embargo, a renglón seguido es la propia empresa la que, “con el ánimo de evitar procedimientos judiciales”, dice, opta por reconocer la improcedencia del despido. Y plantea a la trabajadora que, a cambio de irse a la calle, será recompensada con 16.616 euros.

Por la misma comunicación aún se le reconoce el derecho “al percibo de los salarios hasta la fecha de esta comunicación, y liquidación de la relación laboral procedente”.
Al comunicarsele el “reconocimiento de improcedencia de su despido” que, no obstante, se habría producido por “bajo rendimiento en la empresa y negativa a acatar las instrucciones de la dirección”, se le comunicaba también que, de no aceptar, los 16.616 euros serían depositados a las 48 horas en el Juzgado de lo Social, donde deben llevar ya varios días.

 

 


Puede que no sea para asustarse. Es cierto que, por desgracia, cosas de estas ocurren casi a diario con empresarios que, igual que pagan y contaminan, indemnizan y despiden. Ahora bien, ¿hasta que punto se le puede permitir a una empresa que indemnice con el dinero del ciudadano, y que lo haga un Gerente nombrado directamente por el alcalde? Ni es una empresa cualquiera en el desempeño de un trabajo privado, ni es una praxis edificante la de Ecourense sino al contrario, condenable y repudiable.
Quizá ahora el ciudadano empiece a entender por qué casi 180 trabajadores decidieron a medianoche del sábado pasado ir a la huelga. Con despidos como el de Adelina Basteiro por empresas como Ecourense y gerentes como Juan Pérez, ¿qué puesto de trabajo no está en peligro?
Basta remitirse a las pruebas para concluir que al alcalde de la ciudad no le queda otra salida que cortar estas prácticas y acabar con el conflicto.
 
 
Volver atras
Imprimir Página  
 
 
 © Copyright OURENSE DIXITAL
 
 
     
   
  Juan Pérez, Gerente de Ecourense  
     
  Noticias Relacionadas  
  LA CARTA DE DESPIDO DE ADELINA BASTEIRO  
  Primer intento serio del alcalde este viernes de poner fin a la huelga de la limpieza de Ourense  
  Improcedencia=nulidad, buen principio pero los trabajadores quieren más que una propuesta  
     
 
 
     
 
 
 
 
 
GALICIA, ÚLTIMA HORA
 
 
publicidad
   

 

Añade OuD a tu Google