El alcalde de Rairiz recurre el fallo del número 2 de lo Social de Ourense que dejaba sin efecto el despido de la trabajadora social Cristina Gándara, y envía el caso al Superior de Xustiza de Galicia. Rodríguez Ambrosio no hace sino confirmar lo que es su proceder en estos casos, agotar todos los recursos posibles. A la trabajadora le comunicó la tarde de este pasado lunes que se quede en casa, que no vaya por el Concello de Rairiz, que se le pagará igual. De paso, incide mucho en lo segundo, que no vaya por el Concello. Y, sobre todo, que no lo haga “para ocupar o despacho da administrativa”, María Luisa Carnero, “como sucede diariamente”. Pues el alcalde parece querer velar por el excelente funcionamiento de los servicios municipales, y le dice a la trabajadora que tal práctica “entorpece” dichos servicios.
 
Noticias Relacionadas
  El alcalde de Rairiz de Veiga vuelve a hacer otro “nulo” para su colección de despidos perdidos
  Nuevo “nulo” de Rodríguez Ambrosio, ahora en la modalidad de “suspensión de empleo y sueldo"
  Rairiz de Veiga gasta más de 60.000 euros al año en pagar a sus tres asistentas sociales
 
 
El alcalde de Rairiz recurre al TSXG y ordena a la trabajadora social que se quede en casa, que cobrará igual
 
9 de JUNIO de 2010: OURENSE DIXITAL

Tal y como era previsible ya que viene siendo tónica habitual en estos casos, el alcalde de Rairiz de Veiga ha trasladado al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, TSXG, la sentencia contraria a los intereses de este Concello y suyos propios del número 2 de los juzgados de lo Social de Ourense, que declaraba la nulidad del despido de la trabajadora social de este Concello, Cristina Gándara Muiños.
La sentencia reponía el 27 del mes pasado a la trabajadora en su puesto de trabajo, pero la autoridad judicial establecía que no era firme por caber recurso contra la misma, lo que ejerce el Rodríguez Ambrosio.

En consecuencia, el alcalde comunicó tal extremo a través de burofax a la trabajadora la tarde de este pasado lunes, día 7 de junio, “exonerando” Rodríguez Ambrosio a la trabajadora social de tener que acudir a su puesto de trabajo en el Concello de Rairiz hasta que falle el TSXG.
La comunicación indica, exactamente, que “este Concello, en uso da posibilidade que a Lei lle concede e ata que non se resolva o citado recurso, de exonerarlle no seu deber de traballar se ben, provisionalmente, co dereito ao recibo das retribucións que lle corresponden”.
De este modo, el alcalde de Rairiz parece dispuesto a que el Concello se haga cargo de los salarios de la trabajadora desde que fue despedida el pasado 17 de febrero, más los que devengue en los meses que el TSXG tarde en resolver el recurso, en torno a otros 6 más.

Además, el alcalde viene a recomendarle a la trabajadora que lo más prudente es que se quede en casa. O, al menos, que no asome mucho la cabeza por el Concello de Rairiz de Veiga.
De hecho, el segundo párrafo de la comunicación cursada por Rodríguez Ambrosio dice, textualmente, que “aproveito, así mesmo, para recordarlle que non pode vostede ocupar o despacho da administrativa no concello se non é para realizar algún tipo de trámite, posto que tal feito, como sucede diariamente, entorpece o funcioamento dos servizos municipais”.
El despacho al que se refiere Rodríguez Ambrosio es el de Maria Luisa Carnero, la otra trabajadora a la que el regidor municipal ha castigado reiteradamente y a la que pretende limitar las visitas de Cristina Gándara.
Ya que, según el alcalde de Rairiz, se “entorpece” el funcionamiento de los servicios municipales.

 

Pensar que Rodríguez Ambrosio no tiene estrategia, que toma sus decisiones alocadamente y que los errores llegan por precipitación, es equívoco. La comunicación a la trabajadora social tiene tantos párrafos como partes, dos. El primero es puro modus operandi del alcalde de Rairiz: puedo recurrir, recurro (y añado yo, total paga el Concello...); la segunda parte son esos detalles que prueban que el hombre tonto no es: “divide y vencerás”, aislar a las dos de la cosa social enviando a una a casa y advirtiéndola de que debe abstenerse de dar la tabarra por el Concello.
Mal la que se tiene que quedar en casa, aunque el alcalde diga que se le pagará igual (especie de suspensión de empleo pero no de sueldo), y puede que peor la que se queda en su despacho de la Consistorial de Rairiz sóla ante tanto peligro.
Si algo no se le puede negar a Rodríguez Ambrosio es que es tenaz. Lástima que tanta tenacidad no la emplee en construir, crear, en positivo, vamos. Con sólo un poco de su energía que canalizara adecuadamente, sería recordado por todo lo contrario a lo que lo será, el alcalde con más sentencias, juicios y casos perdidos que se recuerde en esta provincia.

 
Volver atras
Imprimir Página