Hace diez años que Ourense ocupa el último lugar de Galicia en materia de inversión pública. De cada 100 euros que se han invertido en Galicia, sólo 10,6 han venido para esta provincia. Lo refleja un informe que hizo público este jueves la ACO, la Asociación de Constructores de Ourense. Junto a esto, el hecho de que en la provincia haya ahora mismo 3.700 nuevas viviendas que esperar por un comprador, dibujan un panorama muy sombío para el sector de la construcción ourensano. Se agradece el esfuerzo inversor de los concellos, que pese a la precariedad de muchos cuando menos lo intentan, y se advierte de que urgen medidas como convertir a la vivienda nueva en stock en vivienda protegida para sacar al sector del atolladero en el que ha entrado.
 
Noticias Relacionadas
  Los constructores proponen convertir la vivienda privada en protegida para liberar stockaje
  Esfuerzo importante de los concellos con el de la capital a la cabeza, y racanería del Estado
 
 
Los constructores piden más dinero público y mover el stock de 3.700 viviendas que aguardan en Ourense comprador
29 de MAYO de 2009: OURENSE DIXITAL

“Las administraciones mantienen desde hace diez años a Ourense en el último puesto de inversión pública en Galicia”. Lo afirma la Asociación de Constructores de Ourense, ACO, tras concluir que esta provincia sólo ha recibido durante este período 10,6 euros por cada 100 que las administraciones invirtieron en Galicia.

El sector de la construcción “ha sufrico como pocos los efectos de la crisis”, señaló el presidente de la ACO, Eligio Nieto, con una pérdida en Ourense del 4% de los trabajadores y un stock ahora mismo de 3.700 viviendas que esperan comprador.
“Todos los indicadores analizados coinciden en mostrar un fuerte ritmo de desaceleración de la actividad”, subraya ACO, lo que ha provocado, entre otros efectos, esa pérdida del 4% de empleo, junto a una reducción del 16,2% del número de viviendas visadas el pasado año.
El otro indicador, el de las 3.700 viviendas que ahora mismo esperan comprador, preocupa tanto o más a los constructores, que lo interpretan también como “una clara muestra” de la desaceleración que sufre el sector.

Las administraciones no han conseguido paliar en parte la caída en ventas de vivienda inyectando optimismo al sector con dinero público, al contrario.
Ourense recibió durante el pasado año 318 millones de euros en licitación de obra pública, que, con ser un 17% más que lo recibido en 2007, es la mitad de lo que recibió Lugo (604,5 millones), menos de la mitad de los 780 millones que recibió Pontevedra, y una cuarta parte de lo que las administraciones públicas inyectaron a A Coruña (1.289,5 millones de euros).

Demasiada vivienda parada y menos visados

Junto a esas 3.700 viviendas nuevas que aguardan comprador y que constituyen un indicador de que la construcción se ha estancado, está otro que no lo es menos: el descenso que se ha producido en visados de nueva vivienda.

Durante el pasado año, 2008, se han formalizado 2.084 visados menos que en 2007, lo que supone un 16,2% menos. “Y ello a pesar del notable número de visados registrados poco antes de la entrada en vigor de las Normas do Hábitat”, señala la Asociación de Constructores.
Los decensos más acusados los halla la ACO en Celanova, que sólo visó 6 nuevas viviendas (-236%), Allariz con 49 (-160%), Barbadás con 127 (-88%) y Ribadavia con 104 (-73%).
En el polo contrario, el del Concello con mayor número de visados, se encuentan dos casos, el de O Carballiño con 479 visados que suponen un incremento del 25%, y el de Verín, con 77 que representan un 41% más

Volver atras
Imprimir Página