Un año y unos días consiguió ganar Benigno Moure, lo que va de mediados de abril 2008 al 6 de abril de 2209. El Tribunal Supremo acaba de ratificar, que no rectificar, la sentencia de la Audiencia Provincial de Ourense que halló al presidente de la Fundación San Rosendo culpable de apropiarse de los bienes de una anciana incapacitada. Si acaso cabe puntualizar que el Supremo sí rectifica algo el fallo de la Sala ourensana, cuando amplía todavía a 5 los años que incapacita a Moure Cortés para presidir la Fundación. En cualquier caso, mantiene la condena de 5 años de cárcel. Y mantiene que fue el cura quien “urdió” la trama para hacerse con el patrimonio de la anciana y traspasarlo a la Fundación que preside.
 
Noticias Relacionadas
  La Audiencia condena a Benigno Moure a cinco años de cárcel sólo por "apropiación indebida", aunque la sentencia no es firme
 
 
El Supremo establece que fue Benigno Moure quien “urdió” la trama para arrebatar medio millón de euros a una anciana
En primer término el notario Alejo Calatayud; al fondo,  Benigno
Moure Cortés en la Audiencia de Ourense
7 de MAYO de 2009: OURENSE DIXITAL
   

Un año y unos días después de que el 18 de abril de 2008 la Audiencia Provincial de Ourense condenara al sacerdote Benigno Moure Cortés a cinco años de prisión y le inhabilitara para seguir al frente de la Fundación San Rosendo, el Tribunal Supremo acabada de confirmar esta condena que, desde este 6 de mayo, es firme.
El más alto Tribunal ratifica el fallo de la Audiencia ourensana y condena al sacerdote por apropiarse de los bienes de una anciana incapacitada e ingresada en una de las residencias de la Fundación, a la que el cura, con la connivencia de un notario de la capital ourensana, arrebató sus bienes.
Es más, el Tribunal Supremo eleva la condena a Benigno Moure para presidir, gestionar o representar la institución asistencial a la que representó hasta ahora y en la que cometió dicha apropiación indebida, a cinco años en vez de los tres fijados en la sentencia de la Sala ourensana.

Por contra, mejor parado sale del paso de la sentencia por el Supremo el notario Alejo Calatayud, ya que el alto Tribunal anula la suspensión de empleo o cargo público durante ocho meses por considerar que dicha pena, impuesta en un auto aclaratorio posterior, lo fue “incorrectamente”.
En la sentencia, el Tribunal Supremo imputa a Benigno Moure ser quien urdió la trama de la autorización irreal de la anciana de la que nunca fue gestor verdadero de su patrimonio, ya que establece que "nunca fue gestor del patrimonio de los perjudicados y urdió la trama de la autorización con la finalidad de traspasar el patrimonio completo a la Fundación (...) con la finalidad de beneficiarla".
Ya en su momento, la sentencia de la Audiencia Provincial de Ourense establecía que el matrimonio de ancianos a los que Benigno Moure había arrebatado sus pertenencias, tenía un "significado patrimonio inmobiliario y un importante capital en dinero" en la sucursal de Banesto, y cuando el director bancario quiso proponer a los titulares opciones para rentabilizarlo tuvo que contactar con Benigno Moure "que controlaba personalmente las visitas".

El caso se inició a raíz de la denuncia presentada por un sobrino de la anciana residente en Barcelona. La anciana había ingresado en un geriátrico de la Fundación San Rosendo en 1999, y el sobrino litigó por el traspaso a esta institución de casi 600.000 euros y unas sesenta propiedades.
La anciana, que residía en O Carballiño, fue ingresada junto con su marido en 1988 en el geriátrico "Os Gozos" en el municipio de Pereiro de Aguiar.
Cuando la anciana falleció en 2003 el capital heredado de su marido -fallecido cuatro años antes- en dinero y propiedades estaba en cuentas de la Fundación San Rosendo.
El tribunal consideró probado que los ancianos ingresaron en el geriátrico "ante la imposibilidad de atenderse por sí mismos y administrar su persona y bienes", ya que él tenía Alzheimer y ella una demencia senil incipiente.

La Audiencia Provincial de Ourense consideró en abril del año pasado que Moure "se aprovechó del deterioro progresivo e irreversible de la capacidad intelectiva de la anciana y transfirió a cuentas de la fundación 495.758 euros y cargó gastos, sin soporte documental, por valor de otros 37.433 euros".
Contra aquella sentencia cabía recurso de casación, que el sacerdote planteó en tiempo y forma. Contra esta del Tribunal Supremo, que confirma plenamente la anterior e incluso la amplía, como queda dicho, ya no. El Supremo considera al presidente de la Fundación San Rosendo culpable de apropiarse ilícitamente de los bienes de una anciana incapacitada.

 
 
 
Volver atras
Imprimir Página