Hay dinero en caja y hay voluntad de evitar los problemas por los que atraviesan las empresas en esta época de crisis. Son las dos principales razones para una medida que anunció este martes el alcalde de Ourense: el Concello se compromete a pagar sus facturas en no más de 60 días, dos meses, contados a partir de la fecha de recepción de la misma. Si tal compromiso no lograra afrontar, el Concello de Ourense asume los gastos de demora que genere cada día que pase sin haber abonado la cantidad correspondiente. Y no es necesario que el acreedor lo reclame, la medida se activa “de oficio”, automáticamente. Se denomina “Compromiso del Concello de Ourense contra la morosidad”.
 
Noticias Relacionadas
  Una situación económica saneada del Concello, permite al Gobierno de Ourense afrontar retos solidarios
  LAS VACAS FLACAS
 
 
El Concello de Ourense pagará sus facturas antes de dos meses o lo hará con intereses de demora
29 de ABRIL de 2009: OURENSE DIXITAL
   

El Concello de Ourense se compromete a saldar sus operaciones comerciales en un plazo máximo de dos meses, a partir del cual el propio Gobierno que dirige como alcalde Francisco Rodríguez, se autoimpone el pago de intereses de morosidad a los acreedores que no vean satisfechas sus facturas debidamente emitidas por los servicios contratados con el Concello de esta ciudad. Y no hará falta que lo solicite el acreedor, se ejecutará automáticamente.
Así lo anunciaron el alcalde de Ourense, Francisco Rodríguez, y el concelleiro de Economía e Facenda, Agustín Fernández, en una acción que denominada por el propio Gobierno de Ourense “Compromiso del Concello de Ourense contra la morosidad”.

La medida entrará en vigor el próximo día 7 de mayo. Quiere esto decir que a partir de esta fecha empezarán a correr los plazos para el propio Concello ourensano.
A menos que el Concello pueda demostrar que no es responsable del retraso y partiendo de la base de que el acreedor ha cumplido sus obligaciones contractuales y legales, superados los 60 días contados a partir de la fecha de recepción de la factura por el propio Concello, “el mero incumplimiento del plazo supondrá el devengo automático del interés de demora, sin necesidad de petición por parte del acreedor”, establece dicho compromiso presentado públicamente este martes.

La medida es fruto de dos situaciones, una coyuntural y la otra inherente al propio Concello de Ourense.
La primera deriva de la situación de crisis actual, que hace que sea necesario ayudar sobre todo a las pequeñas empresas. Por otra parte está el hecho de que las arcas municipales pueden ahora mismo permitírselo, coincidieron en señalar el alcalde y el concelleiro de Economía e Facneda, ya que el Concello de Ourense dispone ahora mismo de superávit de casi 15 millones de euros.
Según Francisco Rodríguez, alcalde, esta medida “vai siñificar que as empresas van a cobrar nun tempo o menor posible e, dende logo, menor que ata o de agora”. El alcalde de Ourense recalcó que “queremos seguir contribuíndo a aminorar a crise e reducir esa inmensa preocupación que teñen as empresas e na que nos queremos colaborar na medida das nosas posibilidades”.

 
 
 
Volver atras
Imprimir Página