Home  
 
 
 
 
  La nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales, EDAR, de Ourense se ubicará a unos 250 metros del emplazamiento que ocupa la actual, por lo tanto seguirá en el barrio de Reza. Si bien cuando el responsable de la hasta ahora Confederación Hidrográfica del Norte, Jorge Marquínez, y su homónimo de la nueva Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, Francisco Fernández Liñares, aludieron a la ubicación de la nueva EDAR, no concretaron la técnica o sistema de la planta de un total de tres posibilidades: convencional, de filtros y de membrana. Así mismo, se confía que en un plazo de unos cinco años la nueva depuradora esté en funcionamiento.
 
Noticias Relacionadas
  Hasta 36 alternativas en 12 localizaciones presenta el estudio para la ubicación de la nueva Depuradora de Ourense
 
 
La nueva Depuradora de Ourense seguirá en Reza, a unos 250 metros de la actual, aunque está por decidir su tecnología
25 de XULLO de 2008: OURENSE DIXITAL
   

Tal como hacía suponer el estudio hace unas semanas hecho público por la empresa Fullcrum, la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales de Ourense no se ubicará muy lejos de donde se encuentra la actual, a unos 250 metros río abajo, y seguirá en el barrio de Reza. Así lo anunciaron los presidentes de las confederaciónes del Cantábrico y del Miño Sil, Jorge Marquínez y Fernández Liñares, en un acto en el que estuvo presente también el alcalde de la ciudad, Francisco Rodríguez.
Respecto al extremo de la proximidad que la EDAR seguirá teniendo con el vecindario de Reza, recordaron los responsables de las confederaciones que ninguna de las depuradoras que se han construido en el Norte de España cumple el requisito marcado por ley, "ya que la población está muy dispersa". Así mismo, confían que en que judicialmente se le permita a la ciudad mantener operativa la actual, sobre la que pesa una sentencia de demolición, en tanto no se construye la nueva.

Las previsiones respecto a la ejecución del proyecto establecen un plazo de entre dos y dos años y medio para poder comenzar las obras, que durarían unos tres años más. De este modo, la nueva EDAR debería entrar en funcionamiento dentro de cinco años, cinco años y medio lo máximo.
Sin embargo, lo que todavía sigue sin concretar es el tipo de depuradora por el que definitivamente se optará. Por lo manifestado por Jorge Marquínez, todo hace indicar que la disyuntiva se encuentra ahora mismo entre el sistema convencional a base de sistemas de máxima vanguardia, y la de membranas, más pequeña y más barata a la hora de ejecutarse su construcción, pero luego con un mantenimiento más caro. Como quiera que es posible dar comienzo a las obras independientemente de tal extremo, es por lo que, según Jorge Marquínez, la elección se dejará para más adelante.

Por su parte, el alcalde, Francisco Rodríguez, incidió en que el terreno en el que se asienta la actual depuradora se convertirá en zona verde para uso y disfrute de los vecinos de Reza, debiendo incluso actuar como "tapón" entre la nueva EDAR y las viviendas de este barrio. Así mismo, señaló Francisco Rodríguez, será preciso para acometer el nuevo proyecto variar el trazado de la actual carretera con Castrelo de Miño en este punto, de forma que se logre mayor espacio entre el vial y el río para poder ubicar la nueva planta depuradora.

 
 
 
Volver atras
Imprimir Página