EL HOMBRE-LOBO DE ALLARIZ (OURENSE), 1853: UNA VISIÓN DESDE LA PSIQUIATRÍA ACTUAL

 

 

1. OBJETIVOS / Métodos


2.1. RESULTADO: Exposición del Caso


2.2. RESULTADO: Informe de los facultativos, Allariz, Octubre 1852

2.3. RESULTADO: Epicrisis

2.4. RESULTADO: ¿Quién era el Dr. Philips?

2.5. RESULTADO: Algunas notas sobre la Licantropía


3. ASISTENCIA PSIQUIÁTRICA EN OURENSE A MEDIADOS DEL SIGLO XIX


4. CONCLUSIONES


5. Bibliografía


6. Enlaces

Psiquiatras
Servicio de Psquiatría
Complexo Hospitalario de Ourense

 
ANUARIO
REVISTA GALLEGA DE PSIQUIATRÍA
Y NEUROCIENCIAS
   
 

 

XIV Reunión de la Asociación
Gallega de Psiquiatría
IX Congreso Galaico-Asturiano
de Psiquiatría

Comunicaciones


VOLUMEN      GALICIA 2004
NÚMERO 8
Revista de la Asociación Gallega
de Psiquiatría





1. OBJETIVOS

      Hace ahora siglo y medio, en el año 1853, un hombre es juzgado y procesado en Allariz-Ourense y en A Coruña por el asesinato y desaparición de varias personas. En su defensa alegaba que su conducta respondía a un instinto fatal que lo llevaba a cometer crímenes al convertirse en lobo. El objetivo del trabajo es exponer el caso y las circunstancias concurrentes, así como aventurar hipótesis diagnósticas del mismo.

   Métodos

      Fundamentalmente consulta de fuentes archivísticas (Archivo Histórico Provincial de Ourense) y revisión de bibliografía en torno al caso concreto así como a la licantropía y la psiquiatría española y gallega a mediados del siglo XIX.



2.1. RESULTADO: Exposición del Caso

      En los años 1852-1853, una de las más terribles crisis de subsistencia agraria del siglo XIX asola Galicia. Trajo una terrible hambruna, fiebres y éxodo migratorio masivo de las zonas afectadas. Justo en esos años de reinado de Isabel II va a desarrollarse el caso del único “hombre- lobo” procesado por la justicia ordinaria en España. El hombre en cuestión era Manuel Blanco Romasanta, de 42 años de edad, natural de una aldea de Esgos (Ourense). En la zona de Allariz y Villar de Barrio era muy conocido y apreciado por los vecinos ya que se dedicaba a la venta ambulante por las ferias entre Galicia y Portugal. Además parece ser que ayudaba a los viajeros a atravesar las montañas desde
Galicia a León, Asturias y Cantabria. Es acusado del asesinato y desaparición de varias personas y finalmente detenido en Castilla, siendo posteriormente encarcelado en Allariz- Ourense en 1852. Allí, él mismo se autoinculpó del asesinato de varias personas, perpetrado según él, cuando se transformaba en lobo ("Lobishome” o hombre-lobo).

      Varios facultativos de la villa de Allariz (el médico José Lorenzo Suárez, los licenciados Demetrio Aldemira, Vicente María Feijoo Montenegro y Manuel María Cid, y los cirujanos Manuel Bouzas y Manuel González) reconocen “física y filosóficamente a Manuel Blanco” en octubre de 1852 por orden del juez de Allariz, emitiendo un informe del cual darán cuenta al tribunal en diciembre de 1852.



2.2. RESULTADO: Informe de los facultativos, Allariz, Octubre 1852


      Es un informe muy inspirado en las teorías frenológicas y del cual transcribimos algunos párrafos:

 

      “(...) Si por los resaltos de su cráneo hubiese de decidirse de las pasiones de Manuel Blanco, hallaríamos los siguientes predominios. Sagacidad comparativa; educabilidad; penetración metafísica; habilidad mecánica y adquisividad o tendencia a adquirir o poseer; inclinaciones que nada se rozan con las que nos ocupan, a no ser la última, porque aunque buena en sí misma y conveniente en la sociedad, puede, exagerando sus límites un alma destemplada, llevarse hasta el robo y éste exigir el asesinato como medio o como preocupación (...) Pretende el detenido hacerse pasar por un ser fatal y misterioso, un genio del mal, lanzado por Dios en un mundo que no es su centro, creado ex profeso por el mal ajeno a que le impide la fuerza oculta de una ley irresistible, en virtud de la cual cumple su fatídico y tenebroso destino(...) En el hombre hay dos fundamentos de facultades: el cerebro, para las del entendimiento, y las vísceras para los arranques o ímpetus, y de la ocurrencia de ambos orígenes resulta un tercer estado potente y temible: que exageradas estas facultades producen efectos diversos proporcionales a su origen, y en la tercera o concurso de ambas tornan al hombre idiota o loco absoluto. La licantropía pertenece a la tercera, por ello se presta especial atención al examen del estado visceral del reo así como de la craneoscopia...
      No se presenta en el organismo del detenido ni señales amnésicas, ni causas ni motivos actuales capaces de dar origen a perturbaciones violentas de la inteligencia.
Las inclinaciones que de él pueden inferirse, no son suficientes para explicar por supuesta licantropía, ni los actos que inducen son coactivos e invencibles, por lo que Manuel Blanco Romasanta obra con libre albedrío, conocimiento y fin moral.
      Su inclinación al vicio es voluntaria y no forzosa. El procesado no es loco, ni imbécil, ni monomaníaco, ni lo fue ni lo logrará ser mientras esté preso, y por el contrario resulta que es un perverso, un consumado criminal capaz de todo, frío y sereno, sin bondad y con albedrío, libertad y conocimiento. El objeto moral que se proponía era el interés. Su confesión explícita fue efecto de la sorpresa, creyéndolo todo descubierto. Su exculpación es un subterfugio. Los actos de piedad, añagaza sacrílega. Su metamorfosis, un sarcasmo (...)"

(tomado de C- 8938 ( Judicial, Legajo 1852). A.H.P. Ourense)

 



2.3. RESULTADO: Epicrisis

      El juicio contra el Hombre-Lobo dura aproximadamente un año, tras el cual, el 6 de abril de 1853 se emite una sentencia de muerte por el juez de Allariz, que lo condena a garrote vil y a una indemnización de 1000 reales por cada víctima, todo ello pese a que no se hallaron los cuerpos de algunas víctimas, y otras se supo que habían sido asesinadas por lobos auténticos.

      Un hipnólogo francés (Mr. Philips) que había seguido el caso del Hombre-Lobo a través de una noticia publicada en un periódico francés, envía una carta al ministro de Gracia y Justicia afirmando que Romasanta era un afectado de una monomanía conocida como licantropía, y que debido a un desorden de las funciones de su cerebro no era responsable de sus actos. Afirmaba este hipnólogo que a través de la hipnosis él mismo había tratado esa enfermedad con alguno de sus pacientes, por lo que pide que no se ejecute la sentencia y que se le permita estudiar el caso. Aunque este hipnólogo nunca llegó a viajar a España ni examinó al hombre-lobo, lo cierto es que sus apreciaciones influyeron en el destino final del mismo. La propia reina Isabel II, informada por la carta del Dr.Philips al ministro de Justicia, intervino en el caso del hombre-lobo de Allariz, conmutando finalmente la pena de muerte por cadena perpetua mediante una Real Orden del 13 de mayo de 1854. Romasanta fallecería al cabo de pocos meses en la cárcel (según DOMÍNGUEZ&BLANCO, 1991), aunque tampoco hay constancia documental de ello.

      Desde inicios del verano del 2003, siglo y medio después de este proceso se está rodando una película inspirada en el caso (“Romasanta”, de la productora Filmax) y con el guión del novelista de origen alaricano Alfredo Conde, quien a su vez es descendiente de uno de los médicos que peritaron el caso del lobishome en Allariz.
Este caso ya inspiró cantares de ciego por las ferias de Galicia, y ya más recientemente una película (“El bosque del lobo”, 1971, de Pedro Olea) y dos novelas: “El bosque de Ancines” de Carlos Martínez Barbeito, y “Pel de Lobo” (2002), de Xosé Miranda. También ha atraído a intelectuales y escritores ourensanos como Vicente MARTÍNEZ-RISCO (1929) o Celso Emilio FERREIRO (1974), y ya en los últimos años a Xulio PRADA (1990) o el periodista José DOMÍNGUEZ GONZÁLEZ (junto con Lino Blanco)(1991). También fue abordado el caso por María Jesús García e Irene Esperón, en las “Jornadas de Historia de la Psiquiatría” desarrolladas en el Hospital Psiquiátrico Rebullón (Vigo) en noviembre de 1996, coordinadas por el psiquiatra Tiburcio Angosto Saura.




2.4. RESULTADO: ¿Quién era el Dr. Philips?

      Ninguno de los autores que hasta el momento se han acercado al estudio del caso han profundizado en la identidad de este hipnólogo francés que vino a tener una importancia fundamental en el destino del “lobishome”. Tras revisar bibliografía acerca de la historia del hipnotismo (MONIZ, ELLENBERGER, TORTOSA, DIEGUEZ, GARRABÉ...) vemos que la intervención del Dr.Philips en el caso del “lobishome”se produce en un momento de importante transición desde el mesmerismo animal hacia un creciente interés por el hipnotismo que alcanzará su época dorada en torno a 1880.

 

  

 

      El Dr.Philips era con mucha probabilidad el médico francés Joseph-Pierre Durand de Gros (1826-1900), exiliado a Gran Bretaña durante un tiempo y que a su vuelta a suelo francés firmó con el seudónimo de Dr. Phillips. Junto con Azam (estudiado por GARRABÉ, 1996), Brown-Séquard, Demarquay, Girard-Teulon.... formó parte del movimiento que propició la incorporación y asimilación del braidismo en Francia (MONIZ, 1960:p118). Todos ellos abrirían y prepararían la época dorada del hipnotismo de los años 80. Algunas de las obras de Durand de Gros fueron (1855) «Electrodynamisme vital, ou les relations physiologiques de l'esprit de la matèrie démosntrées par des experiences entièrement novelles et par l'histoire raisonnée du système nerveux» o (1860) «Cours Théorique et pratique de braidisme, ou hypnotisme nerveux considéré dans ses rapports avec la psychologie, la pathologie, et sesapplications à la médecine, à la cirurgie, à la médecine légale et à l'education»). Antes de fallecer participa en el IV Congreso Internacional de Psicología de París en agosto de 1900 con una intervención con su teoría del polipsiquismo. Ellenberger destaca la influencia que este modelo de la mente tuvo sobre las nuevas concepciones elaboradas por Freud y Jung en la naciente psiquiatría dinámica.




2.5. RESULTADO: Algunas notas sobre la Licantropía

        “….piernas ulceradas al desplazarse a cuatro patas, sed excesiva, ojos y lengua secos y agrietados al disminuir o desaparecer la producción de saliva y lágrimas, visión pobre, palidez, vagabundeo nocturno compulsivo, sobre todo en torno a cementerios, y aullar hasta el amanecer….”
 
     (Paulus Aegineta, Alejandría, siglo VII d.c)

      “Pretende que en algunas temporadas tiene la desgracia de convertirse en lobo y entonces, contra su voluntad, se ve obligado a desgarrar a su prójimo con uñas y dientes; para lograrlo se revuelca en la arena, condición antecedente a su transfiguración...”
      (Reseña de la causa formada en el Juzgado de Allariz contra Manuel Blanco Romasanta, 1852)
 

      Desde la Antigüedad la transmutación del hombre al lobo (zoomorfismo licantrópico) ha generado una gran fascinación, prueba de la misma son las numerosas referencias que aparecen en textos clásicos (Ovidio, recuerda que Júpiter transformó en Hombre-Lobo a Licaon) y bíblicos (Daniel relata la transformación de Nabucodonosor tras una aparente melancolía).
      Paralelos a esta fascinación discurren los intentos de explicar el porque de esta transformación. Inicialmente, en el mundo clásico y el paleocristianismo,las explicaciones serán de tipo moral – espiritual. Posteriormente, y con la llegada de las tesis defendidas por el Malleus Malleficorum, la licantropía pasa a formar parte de las estrategias del diablo para corromper el alma y el cuerpo de los hombres, y la transformación se hace más corporal y menos simbólica.

      La tradición gallega cuenta que el séptimo hijo de una familia compuesta exclusivamente por varones puede ser saudador (saludador) o lobishome (hombre lobo). En ambos casos, la característica viene dada por nacer el día de Viernes Santo o la noche de Nochebuena. La diferencia estriba en que el saudador tiene grabados en el paladar los signos evidentes de su condición (una cruz o una rueda de Santa Catalina), mientras que el lobishome carece de ellas. Para evitar que se desarrollen las condiciones de hombre lobo, el niño debe ser apadrinado por uno de sus hermanos. En caso contrario, lo poseerá el espíritu melancólico y se verá abocado, los viernes a media noche, a abandonar su hogar, desprenderse de sus ropas humanas y convertirse en lobo. La tradición dice que recorrerá siete aldeas, una por cada uno de sus hermanos, tirando en cada aldea una de las siete pieles con que se cubre. Otras tradiciones dicen que recorre siete fuentes, siete montes y siete puentes. Volverá a su forma humana cuando alguien le haga sangrar o queme alguna de las pieles que le cubren. La creencia en hombres lobos fue exportada a América del Sur, parece ser que por los descubridores portugueses, pues una manera de librar al séptimo hijo varón de su sino es bautizarle con el nombre de Bieito, tal y como se acostumbra en las islas Azores.

      La llegada de la Ilustración implica la aparición, o redescubrimiento, de explicaciones médicas al fenómeno licantrópico; numerosas son las causas que se invocan como responsables: la Sífilis, la Rabia, la Porfiria, la Epilepsia o las Intoxicaciones por Belladona o Estramonio (entre otras) son algunos de los ejemplos. Finalmente, la Psiquiatría tampoco se ha visto ajena a este intento de encontrar una etiología a la licantropía. Tal y como destaca Mosehly (1999) se habían descrito en esa fecha más de 24 casos en la literatura médica, utilizando búsquedad de Medline y PsycLIT. En numerosos artículos se relaciona esta zoomorfosis con diagnósticos psiquiátricos como la Melancolía, la Esquizofrenia, la Histeria, los Trastornos Facticios, las Personalidades Límites, el Retraso Mental y las Alteraciones del Lóbulo Frontal.

      Distintas posibilidades de encuadre psicopatológico para la licantropía (tomado de GARCÍA & ESPERÓN, y modificado):
      a) Como ideación delirante: El paciente cree ser un lobo.
      b) Como alteración conductual: El paciente se comporta como un lobo.
      c) Como alteración psicopática de la personalidad: El paciente dice que no tiene más remedio que comportarse como un lobo.
      Puede justificar crímenes planeados simulando ser víctima de un maleficio que lo convierta en lobo con utilización de las creencias populares en beneficio propio y el agravante de heteroagresividad en rango de homicidio con dudosa resonancia afectiva en el autor de las consecuencias de sus actos. Serían los que en la historia de la psiquiatría se denominaron degenerados morales. Otras alternativas implicarían a la simulación como mecanismo en otros trastornos de la personalidad.




3. ASISTENCIA PSIQUIÁTRICA EN OURENSE A MEDIADOS DEL SIGLO XIX

      Aunque existieron otros establecimientos con mayor antigüedad, la asistencia hospitalaria general ourensana podemos fecharla con un inicio en torno a 1556, cuando el Obispo Francisco Blanco inicia la fundación del Hospital de San Roque, situado en la Alameda (actual Alameda do Concello). Derribado en 1927, en su lugar se asienta hoy día el edificio de Correos. Aunque hemos revisado el “Libro de Entrada de Enfermos del Hospital de San Roque entre los años 1764 y 1801”, así como los del año “1836”, no hemos conseguido encontrar datos que nos indiquen que en ese período se atendieran allí a dementes o alienados. Es de suponer que algún caso atenderían o que desde allí se derivarían a la cárcel municipal. Como ejemplo puntual valga la siguiente anotación extraída del legajo “Enfermos de Caridad y Expósitos que entran en este Hospital desde primero de Julio de 1835, cuando entra de Administrador Don.Juan Sánchez”: “El dieciséis de Febrero de 1836, entra en el Hospital, José, conocido como el Loco de Palacio, edad de 46 años poco más o menos.... “. Fallece 8 días después. Hay que destacar el elevado número de enfermos que allí se atendían, y que de éstos, un número nada desdeñable eran peregrinos de romería a Santiago procedentes de Italia,Francia, Flandes, etc...

      En 1860, fecha a partir de la cual los historiadores consideran que hay censos de una cierta fiabilidad, la provincia de Ourense tiene 369.138 habitantes de hecho. Era una provincia eminentemente rural y agraria, que no necesitaba del manicomio como institución... Conviene insistir en que asilo – manicomio - hospital psiquiátrico son instituciones urbanas y en Galicia no se puede hablar (por el número de habitantes) de ciudades hasta prácticamente el siglo XX. De ahí que muchos locos gallegos fueron internados en Valladolid que era la ciudad más próxima (GARCÍA CANTALAPIEDRA, 1992).

      En los años en que se desarrolla el caso del hombre-lobo de Allariz, no existían médicos o facultativos gallegos que se dedicaran a la psiquiatría. Los únicos que intervienen en el caso son los médicos de la villa de Allariz. Los primeros psiquiatras que podemos considerar como tales aún tardarán en aparecer aún unas décadas en Galicia, por lo menos hasta la apertura del manicomio de Conxo en 1885 y la publicación en ese mismo año del Real Decreto de Internamiento de Dementes (GONZÁLEZ & SIMÓN, 2002).




4. CONCLUSIONES

      1. Tal y como señala Livianos-Aldana (2001), aplicar diagnósticos de hoy en día a pacientes de hace un siglo y medio puede adolecer de ser una falacia categorial. Sin embargo, los datos biográficos del caso del “hombre-lobo” Manuel Blanco Romasanta así como lo que podemos inferir de los informes de los médicos que lo reconocen en Allariz, no indican que estemos ante un proceso psicótico sino más bien ante un caso de un trastorno de la personalidad. El pragmatismo y la obtención de beneficio a cualquier coste, siempre ajeno a su persona, aunque con don de gentes y seducción, orientan hacia un trastorno de personalidad. El recuerdo íntegro y la planificación de los hechos, en principio nos descartaría una epilepsia y el descontrol de impulsos ligados a esta entidad. En esta línea apuntada aquí ya se habían manifestado también otros profesionales gallegos de la psiquiatría y psicología que se acercaron al estudio del caso ya hace unos años (GARCÍA ALVAREZ &ESPERÓN, 1996).
      Afinar un poco más en qué tipo de trastorno de personalidad puede ser tarea difícil, pero nos inclinamos por el Trastorno Antisocial de Personalidad (DSM-IV (APA, 1995)) o el ICD 10 (OMS, 1993), o por un diagnóstico de “Psicopatía” en la línea de R. D. Hare. , autor que agrupa en este trastorno características conductuales propias del DSM-I y rasgos de personalidad del CIE 10. Un ejercicio apartado de la ortodoxia científica pero tal vez muy interesante para el estudio del caso sería haber pasado retrospectivamente sobre la historia y documentación existente la escala “Psychopathy Checklist de Hare”.

      2. Debido a lo expuesto y por lo investigado hasta el momento, salvo la petición de intervención del Dr.Philips (Durand de Gros), no se produjo en el caso la intervención de los psiquiatras como peritos forenses ante el Tribunal de Justicia de Allariz o de A Coruña. Supuso este hecho una oportunidad fallida para iniciar la legitimación y consolidación de la medicina mental/psiquiatría en Galicia. A lo largo de la segunda mitad del siglo XIX en España, tal y como han estudiado autores Como MARTÍNEZ-PÉREZ (1997), HUERTAS (2002) o REY (1982) las causas criminales se convirtieron, en una excelente oportunidad para que los alienistas se postularan, no solo ante los jueces sino ante la opinión pública, como los únicos expertos capaces de decidir si un procesado estaba o no afectado de un trastorno mental, así como para presentar a la nueva “ciencia psiquiátrica” como un elemento indiscutible de progreso (HUERTAS, 2002). La “ciencia psiquiátrica” y la demanda urbano-burguesa del manicomio (psiquiatría) como elemento de control de conductas desviadas aún no surgirá en la provincia debido a su propia estructura socioeconómica hasta finales del siglo XIX.

      3. Parafraseando a Auden, podemos decir para terminar que “El mito del hombre lobo, que ha perdurado durante tantos siglos, como otras imágenes simbólicas utilizadas para explicar la vida psíquica tiene probablemente bases físicas, históricas y culturales, de las cuales los trastornos neurológicos–psíquicos y los efectos de medicinas y tóxicos sólo representan una pequeña porción”. Hoy, en el siglo XXI este mito del hombre-lobo continúa recorriendo montes y chimeneas (de Galicia y de otros lares), pero también espacios web y congresos psiquiátricos.




5. BIBLIOGRAFÍA

 

1. AH.P.Ourense, Caja 8938 (Judicial, Legajo 1852) (Fotocopia de "Causa 1788, del hombre-lobo", 1852, Archivo Histórico del Reino de Galicia.

2. APA (Asociación de Psiquiatría Americana) (1995), “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV)”. Barcelona: Masson.

3. CUADRADO (2003) CUADRADO, M. (2003), “Vuelve el hombre lobo. Historia de Manuel Romasanta”. La Voz de Galicia, 24-8-2003.

4. CUQUERELLA A et al (2003), “Aplicación de la Psychopathy Checklist Screening Version (PCL:SV) en una muestra forense”. (tomado de www.interpsiquis.com).

5. DIÉGUEZ GÓMEZ, J.; DIÉGUEZ GÓMEZ, A. (2000), “Sobre la introducción del hipnotismo en España: la recepción de los planteamientos de las escuelas francesas”. Primer Congreso Virtual de Psiquiatría, 1 de Febrero-15 de Marzo 2000;[29pantallas].
http://www.psiquiatria.com/congreso/mesas/mesa34/conferencias/34_ci_g.htm.

6. DOMÍNGUEZ GONZÁLEZ, J.; BLANCO, L. (1991), “O home do unto (Blanco Romasanta, historia real de una leyenda)”, Ourense, Diputación Provincial de Ourense.

7. ELLENBERGER, H. F. (1976, original 1970), “El descubrimiento del inconsciente », Madrid, Gredos.

8. FERREIRO, C. E. (1974), “Un caso de licantropía”. Tribuna Médica, 29, 3.

9. GARCÍA ALVAREZ, Mª. X.; ESPERÓN, I. (1996): “O caso de Manuel Blanco Romasanta: Unha ollada dende a Psiquiatría”. Jornadas de Historia de la Psiquiatría y de la Psicología. Hospital Psiquiátrico Rebullón-Vigo. (Mecanografiado, no publicado).

10. GARCÍA CANTALAPIEDRA, M.J. (1992), “Historia del Hospital Psiquiátrico de Valladolid (1489-1975)”, Valladolid: Diputación de Valladolid.

11. GARRABÉ, J. (1996), “ D´Azam au D.S.M. IV ou de la double conscience au trouble dissociatif de l’identité ». L’Evolution Psychiatrique, 61, 2, 295-308.

12. GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, E.; SIMÓN LORDA, D.(2001), “Una historia de la psiquiatría gallega en el siglo XX”, Archivos de Psiquiatría 2001;64(2):101-135 .

13. HUERTAS GARCÍA-ALEJO, R. (2002), “Organizar y persuadir”. Madrid: Frena CSIC.

14. LIVIANOS-ALDANA, L. et al (2001), “Inmates of the mid nineteenth century Valencian asylum “Hospital dels Ignoscents, folls e Orats”. Is their illness diagnosable?”. History of psychiatry, XII, 287-404.

15. MARTÍNEZ-RISCO AGÜERO, V. (1971), “Un caso de Lycantropía ( O Home-lobo)”, Discurso de recepción en la Real Academia Gallega el 23 de Febrero de 1929, A Cruña, Moret.

16. MARTÍNEZ-PÉREZ, J. (1997), “Una demanda social y un experto para responder a ella: vulgarización, peritaje forense e institucionalización de la psiquiatría en España”. En: VV.AA. ((1997): “La locura y sus instituciones”. Valencia: Diputación de Valencia.

17. MIRANDA, X. (2002): “Pel de lobo”, Vigo: Xerais.

18. MONIZ, E. (1960), “El abate Faria en la historia de la hipnosis”, Buenos Aires : Poblet, p118.

19. MOSELHY, H.F. (1999), “Lycantropy: New evidence of its origin”, Psychopathology, 1999; 32:173-176.

20. PRADA RODRÍGUEZ, X. (1990), “El hombre lobo de Allariz”. Historia 16, nº275, 141-148.

21. REY GONZÁLEZ, A.M. (1982), “La introducción del moderno saber psiquiátrico en la España del siglo XIX”, Revista A.E.N., 4, pp.4-27.

22. TORTOSA, F. et al (1999), “La hipnosis. Una controversia interminable”. Anales de Psicología, 15, 1, 3-25.

 




6. ENLACES

 

ASOCIACIÓN GALLEGA DE PSIQUIATRÍA

ASOCIACIÓN GALEGA DE SAÚDE MENTAL

FRENIA, Revista de Historia de la Psiquiatría

 


Volver al Principio

Recupera Cabecera