El BNG ha perdido la alcaldía de Rairiz de Veiga, que no el Gobierno de este Concello. A título individual, el alcalde, Xosé Xaquín Rodríguez Ambrosio, causa baja en la formación frentista. El alcalde se marcha, dice, “farto de presións” que imputa, sobre todo, a un sindicato, la CIG, y a un sindicalista, Anxo García Torres. Y reprocha a sus ya ex compañeros de A Limia que se le haya cuestionado, y al BNG que no le haya defendido como entide que debería haber hecho. El alcalde dice que está abierto a ofertas de otras formaciones. No obstante, aún sin él el BNG seguiría siendo mayoría en Rairiz de Veiga.
 
 
El alcalde de Rairiz abandona el BNG reprochando a ex compañeros y a su ex partido falta de apoyo
7 de AGOSTO de 2009: OURENSE DIXITAL

El alcalde de Rairiz de Veiga, Xosé Xaquín Rodríguez Ambrosio, ha causado baja en el BNG totalmente contrariado con la actitud de su ya ex partido y, dice, “farto de presións e hostigamentos” que se vienen produciendo sobre todo en el terreno laboral, según el regidor municipal.
El polémico Rodríguez Ambrosio seguirá en el Concello y lo hará como alcalde, sin descartar, según dice, posibles acuerdos con otras formaciones.

El abandono de Rodríguez Ambrosio de la disciplina del BNG se produce a título particular, ya que el Grupo del BNG sigue existiendo, sigue siendo mayoría en el Concello de Rairiz de Veiga y gobierna este Concello. El Grupo del BNG sigue contando con 6 ediles, frente a los 2 del PP y a uno del PSOE. El abandono de Rodríguez Ambrosio no conlleva que el Grupo del BNG haya desaparecido, ni siquiera que el alcalde se haya enrolado en los “no adscritos” de este Concello.
Sin embargo, sí supone que el BNG pierda una de las siete alalcaldía que tenía en esta provincia y se quede con seis, las de Allariz, Maceda, Vilar de Santos, Manzaneda, A Bola y Castrelo do Miño.

Con una situación todavía por clarificar en toda su extensión, el regidor municipal ha explicado el por qué de su decisión, que relaciona especialmente, más que con el affaire del gasóleo y el desgaste infringido por la oposición, por el que, según él, le han producido “persoas que dicen ser sindicalistas e que militan no BNG”, por el hecho de las críticas recibidas por parte de compañeros del partido de la comarca de A Limia, y porque, según él, el partido nunca le respaldó ni defendió ante el “acoso” sindical al que está sometido.

El primer edil de Rairiz de Veiga se refiere, exactamente, al sindicato CIG y al sindicalista Anxo García Torres, responsable de la organización en las comarcas de Verín y Xinzo. La CIG ha venido cuestionando el proceder del alcalde de Ririz de Veiga que acumula sentencias contrarias al Concello que dirige por culpa de sus arbitrarios despidos y la conculcación de derechos de los trabajadores. Algunos de ellos valorados por los tribunales de justicia como “fundamentales”.
Por otra parte, el alcalde prescinde de la disciplina de un partido en el que últimamente eran muchas las voces de militantes limianos que venían pidiendo su dimisión al frente del Concello de Rairiz de Veiga. Él mismo ya había puesto en duda su continuidad como cabeza de lista por el BNG cuando la elaboración de las listas para las Municipales de 2007, amago en el que tuvo que mediar el entonces el máximo responsable del partido, Anxo Quintana.


  Rodríguez Ambrosio se va antes de que no vaya a ser que tenga que irse. Que no es lo mismo que decir que lo echen. Se va del BNG antes de que no vaya a ser que sus compañeros, ahora ex compañeros, consigan que se vaya. Es mejor que ni siquiera te hablen a tener que escucharlos. De eso debe ser de lo que realmente está cansado Rodríguez Ambrosio. De que ni en su partido le den la razón. Porque no la tiene.
Arremeter contra un sindicato y un sindicalista que sólo hacen su trabajo es una tontería que sólo se puede ocurrir a Rodríguez Ambrosio. Que el sindicato y el sindicalista hacen lo que tienen que hacer, lo prueban las sentencias que emiten los jueces. Si el partido no le ha cubierto las espaldas, también ha hecho lo que tenía que hacer. Lo otro, abandonar sus prácticas irregulares o dimitir, es cosa suya, personal e intransferible.
 
Volver atras
Imprimir Página